Google+ Vivir en Garrido: Vacío

Vacío

No tenemos palabras para describir el alcance de la crisis en el Barrio Garrido y en Salamanca en general.
A veces las imágenes valen más que las palabras. Creemos que ésta es una de esas ocasiones.

RECORRIDO REALIZADO:



RESULTADO:






























































































































































































Esto es solo una avenida principal del barrio. Recorrer con la mente las otras calles de Garrido. Ahora pensad en el resto de la ciudad. Multiplicad. Medid la magnitud del vacío.

7 comentarios:

  1. La mayoría de los negocios los ha cerrado el corte inglés, es muy difícil hacerle competencia.
    Otros han sido cerrados por jubilación como el bar, por quiebra como la oficina de viajes de Marsans, o por traslado de negocio, como el estanco, la tienda de colchones y una tienda de ropa, que se han trasladado a escasos metros o la de pinturas que se fue al polígono, pero los locales están vacíos por la alta renta que tienen, difícil de mantener en estos tiempos.

    ResponderEliminar
  2. Tiene razón veintimuchos, muchos negocios se han cerrado por las subidas de renta de locales bajo la escusa "es zona Corte Inglés", sin ir más lejos un amigo tuvo que trasladar el negocio al rollo ya que con la renovación del contrato, y bajo la escusa señalada, le querían subir el contrato casi 200 € y encima estaba el problema de que no tenía sitio donde aparcar cuando hicieron las calles nuevas.
    Lo del merca 80 es ya lo más triste del mundo: hasta los chinos se han ido y sólo queda una pescadería creo

    ResponderEliminar
  3. Triste panorama en el barrio y si ya te pasas por el paseo de lo Madroños es más desalentador todavía: ahí hay todavía más locales con el cartel de "se traspasa" colgado.
    Como señalan lo del centro comercial los Cipreses totalmente deprimente ya que sobreviven un bar y una carnicería

    ResponderEliminar
  4. Es desolador. El Corte Inglés se ha llevado por delante el pequeño comercio, lo poco que quedaba de Los Cipreses y gran parte de la vida de las calles... no creo que el precio haya merecido la pena. Además, no estoy demasiado puesto en el tema (seguro que alguien puede confirmarlo o desmentirlo), pero me parece que más allá de las rentas de los locales, también los alquileres de las casas han subido y por tanto muchos estudiantes han emigrado hacia otras zonas más asequibles.

    Hace falta una política de ayuda a los barrios, antes de que sean tan decadentes que ni merezca la pena invertir en ellos. Claro, no hay dinero (para según qué cosas, ya nos entendemos), pero justo por eso es el momento de exigir medidas eficaces a los que cobran por ello (en muchas ocasiones, con sueldo de astrofísicos). Y si ellos no son capaces, estrujarnos el cerebro entre todos por si a alguno se nos ocurre algo.

    ResponderEliminar
  5. El panorama es ciertamente desalentador. Somos conscientes de eso, pero creemos que el barrio merece la pena. De momento, se nos ha ocurrido tratar de animar a los vecinos a ver el barrio con otros ojos, que vean lo bueno que es vivir aquí. Y, si ya lo saben y les encanta Garrido como a nosotras, queremos que se sientan acompañados, que vean que no están solos, que hay mucha gente que adora vivir en Garrido.
    ¿Qué otra cosa podemos hacer como vecinos? Hacernos escuchar por los dirigentes políticos, y también pensar, encontrar actividades o iniciativas que ayuden a mejorar y fomentar el barrio. Sin embargo, el motor del barrio y de Salamanca en general son los vecinos, así que volvemos al principio. Apoyémonos entonces y ayudémonos entre todos a mejorar.

    ResponderEliminar